// ViewContent // Track key page views (ex: product page, landing page or article) fbq('track', 'ViewContent');

Literatura y pintura, literatura y gastronomía, literatura y viajes… está claro que la literatura pega con todo, y por eso os traemos esta sección tan especial: Literatura y otros placeres, que inauguramos hoy con nada más y nada menos que una serie de escritores que han compuesto sus obras a ritmo de jazz.

Francis Scott Fitzgerald

El nombre de Fitzgerald se ha convertido en sinónimo de fiestas, alcohol y desenfreno siempre al ritmo de la misma música: el jazz de los rugientes años 20.

No es sólo El gran Gatsby; las escenas de bacanales festivas, de eventos interminables regados por las risas, los cócteles y la música de moda recorren toda su obra, pues son sin duda el sello de la época. Algunos ejemplos más van desde “El diamante tan grande como el Ritz” o “Berenice se corta el pelo” hasta por supuesto Cuentos de la era del jazz.

 

 

 

Boris Vian

Ingeniero, novelista, poeta, músico, traductor, actor… Boris Vian encarna perfectamente la actitud del jazz: virtuosismo y rebeldía, arduo trabajo y experimentación. Escupiré sobre vuestra tumba, El arrancacorazones o Que se mueran los feos son algunos de sus títulos más famosos, que desde luego reflejan la provocación típica de la música jazz.

Pero el vínculo de Vian con esta música no es solo cuestión de talante; él mismo tomó parte activa en la escena musical parisina. Formó parte de la banda Hot Club de France y fue el contacto en París de grandes nombres como Hoagy Carmichael, Duke Ellington o Miles Davis. Además, sus propias composiciones musicales llegaron a inspirar a Serge Gainsbourg, que cuentan que no se perdía las actuaciones de Boris Vian en el cabaret Les Trois Baudets.

 

 

Allen Ginsberg

La generación Beat hizo de la música jazz su himno. Velocidad, libertad, improvisación y saltarse las normas de la sociedad convencional eran algunas de sus señas de identidad, y desde luego el jazz engloba todas ellas.

“Andábamos por Houston buscando jazz, sexo o sopa”, escribe Ginsberg en Howl. Desde luego toda una declaración de intenciones para este movimiento que sacudió EE.UU en la década de los 50. En seguida el poema se convirtió en una de las obras fundacionales de toda la generación.

 

 

Julio Cortázar

Terminamos con quien probablemente sea el ejemplo más conocido de fusión entre literatura y jazz: Julio Cortázar. Quién no conoce el relato “El perseguidor”, donde este autor bucea por las profundidades de esta música en París, deteniéndose en un personaje que encarna totalmente la actitud más jazz.

Pero en el caso de Cortázar el vínculo no es solo cuestión de temática o de actitud; este estilo musical causó verdadera fascinación en él. “El jazz es para mí una especie de presencia continua, incluso en lo que escribo”, explicaba él. Desde luego, la propia escritura de tantas de sus obras, Rayuela la muestra más evidente, emula la sin lugar a dudas la forma de componer del jazz.

 

 

 

¿Qué te ha parecido? ¿Se te ocurren más autores cuya obra esté marcada por el jazz? ¡No te pierdas nuestras siguientes entregas de “La literatura y otros placeres” que iremos alternando con otros artículos!

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies